Qué Alimentos Debes Evitar Cuando Sufres de Reflujo Gástrico

Quizás ya sabes que el reflujo ácido puede complicarse aún más con ciertas comidas o alimentos.

No olvides que la alimentación es en muchos casos la clave para combatir esta dolencia digestiva, por lo que debes tener tan presentes aquellos alimentos que son perjudiciales para ti como los que sí que pueden ayudarte.

Por ello, aquí voy a mostrarte los peores alimentos para el reflujo explicándote el motivo que me lleva a desaconsejártelos, así que toma buena nota y no pierdas detalle.

Bollería industrial y similares

Cuando vayas a hacer la compra, los alimentos ultraprocesados que encuentres en la sección de dulces o en la de panadería deberían ser vistos como tus grandes enemigos.

Por ejemplo, la bollería industrial tiene altas concentraciones de azúcares refinados, grasas y otras sustancias peligrosas para tu salud en general y para los problemas de reflujo en particular.

Para empezar, los azúcares contenidos en estos productos debilitan la acción digestiva de tu estómago provocando que éste no pueda asimilar otros nutrientes que sí necesita.

Así, estarás obligando a tu estómago a trabajar de forma intensa sin que tu organismo reciba ningún nutriente que le sea de especial valor.

De igual forma, las grasas contenidas en estos productos procesados son de lo más dañinas para tu estómago.

Para procesar estas grasas, el sistema digestivo debe hacer un esfuerzo elevando los niveles de ácidos producidos durante la digestión.

Pues bien, estos ácidos son los que están provocando en gran medida las sensaciones que a veces tienes cuando el reflujo se manifiesta con mayor intensidad, por lo que puedes entender el problema de consumir este tipo de alimentos.

Con todo ello, lo mejor que puedes hacer es eliminar por completo esas sustancias que te están causando daño y que se encuentran contenidos en todos y cada uno de los dulces procesados que a veces consumes.

Café, alcohol y refrescos

He incluido todos estos alimentos por tratarse de bebidas, aunque como verás cada uno afecta a tu sistema digestivo de una forma distinta.

Empezaré por el café.

Esta infusión es de las más peligrosas para ti si padeces continuamente ataques de reflujo o acidez.

El problema del café es que contiene un nivel ácido que es bastante peligroso para las delicadas paredes de tu estómago.

Además, el café ha demostrado irritar las mucosas de zonas como el esófago, zonas que de por sí ya están muy dañadas por la acción de los ácidos que provocan los ataques de reflujo.

Me queda todavía un motivo más para desaconsejarte el consumo de café.

Se trata de la cafeína, sustancia que puede elevar tu tensión y provocar situaciones de nerviosismo que se traducirán en una mayor sensación de acidez y, por lo tanto, de reflujo.

Con el alcohol sucede prácticamente lo mismo.

Sea cual sea la variedad que ingieras, el alcohol actúa dañando seriamente el interior de tu estómago y elevando los niveles de ácidos presentes en la digestión.

La consecuencia de esto no es otra que aumento del dolor y del resto de sensaciones que el reflujo suele provocarte, por lo que no podrás disfrutar de tu día a día si incluyes el alcohol en él.

Por último, los refrescos son realmente peligrosos por varios motivos.

Para empezar, su contenido en gas es fatídico para estómagos que padezcan problemas de gastritis, reflujo o acidez, ya que este gas inflama las paredes internas provocando sensaciones de dolor e incomodidad.

A ello le debes sumar el alto contenido en azúcar de muchos refrescos, un motivo suficiente para que intentes evitar estas bebidas en la medida de lo posible.

Carnes ricas en grasas

Forman posiblemente el grupo de alimentos más peligroso a la hora de evitar que el reflujo se manifieste.

La carne, cualquier variedad, es un alimento difícil de digerir para tu organismo, ya que se necesita la presencia de ácidos muy potentes para disolver su contenido.

Si además optas por las variedades más grasas, el resultado será que padecerás episodios de reflujo realmente intensos, por lo que tienes que evitar el consumo de estas carnes por todos los medios si tu objetivo es combatir el reflujo.

Entre las peores carnes que puedes consumir se encuentran las rojas.

Además, tienes que tener mucho cuidado con incluir en tu dieta embutidos.

Estos no son más que carnes muy grasas acompañadas de especias picantes y otros aditivos capaces de empeorar en mucho el estado de tu delicado estómago.

Por todo ello, lo mejor que puedes hacer es eliminar de tu día a día las carnes grasas.

Si quieres comer un bocado de este tipo, siempre puedes recurrir al pescado, ya que son las más limpias de todas y las que provocan menos problemas digestivos.

Frutas y verduras peligrosas para el reflujo

Suele pensarse que las frutas y las verduras son siempre saludables.

Esto es cierto en la mayoría de los casos, aunque padeciendo de reflujo debes tener presente que algunas variedades son realmente dañinas para tu estómago por contener sustancias de lo más peligrosas.

En el caso de las frutas la cosa está muy clara: los cítricos deben quedar fuera de tu alimentación.

Variedades de fruta como las naranjas, los limones y otras similares contienen niveles de acidez capaces de empeorar bastante los síntomas del reflujo, por lo que harías bien en dejar fuera de tu mesa estas frutas.

Los tomates son también un caso importante.

Su digestión provoca unos problemas de acidez considerable incluso en personas que no padecen de ninguna patología digestiva.

Con las verduras sucede algo similar.

Por ejemplo, los pimientos son un tipo que deberías eliminar por completo, ya que su digestión provoca niveles de acidez demasiado altos que empeorarán bastante la situación de tu estómago.

Espero que estos consejos te hayan sido de ayuda. Y si deseas dar un paso más adelante en tu curación, debes ver mi video GRATIS con los 3 principios para aliviar tus síntomas. Haz clic aquí para verlo.

No olvides que puedes encontrarme en las redes sociales:

Mi Facebook: facebook.com/AugustoGoldsmith

Mi Instagram: instagram.com/augustogoldsmith

También puedes dejarme un comentario aquí debajo si tienes alguna duda.

Y nunca olvides lo que dijo Hipócrates:

Las enfermedades no nos llegan de la nada. Se desarrollan a partir de pequeños pecados diarios contra la Naturaleza. Cuando se hayan acumulado suficientes pecados, las enfermedades aparecerán de repente.

Éxitos!

Augusto Goldsmith

Deja un comentario